En el SEO hay que tener en cuenta muchos factores, y uno de ellos es el lugar geográfico donde se ubica la web en relación con el mercado en el que queremos posicionarnos. Porque no es lo mismo intentar posicionar una web en España teniéndola alojada en un servidor de Estados Unidos, con un dominio .com y pocos enlaces desde webs ubicadas en España, que intentar posicionar para España igualmente, pero teniendo la web alojada físicamente en el país, tener un dominio .es y la suerte de que muchas webs españolas apunten a nuestro sitio.

Se supone que cuantos más indicios le des a los buscadores de que tu web pertenece realmente al mercado al que te intentas dirigir, más en cuenta tendrán a tu página a la hora de confeccionar sus resultados de búsqueda en ese país concreto. En las búsquedas generales de google.com, este tipo de factores pierden un poco de importancia, pero cuando un usuario busca en google.es todo esto se tiene en cuenta (puede aplicarse a cualquier país).